Publicaciones

¿Sintético o Natural? Eligiendo el césped para tu jardín

Publicado 06/07/2018


¿Quieres tener un jardín preparado para el buen clima? Sin duda alguna, el pasto es la clave. Ahora bien, la elección entre pasto natural o sintético puede ser complicada, por eso te facilitamos algunas ideas y datos que harán que tengas un poco más claro qué tipo de pasto colocar en tus zonas exteriores.

La belleza tradicional del pasto natural
Sin duda es la opción más tradicional. No obstante, también es la más cara, ya que este tipo de pasto requiere extensas tareas de mantenimiento. Estas tareas podemos realizarlas nosotros o bien contratar a un jardinero, algo que nos ahorrará mucho tiempo y dolores de cabeza. Hay que tener en cuenta varios detalles en relación al cuidado del pasto natural, tales como: abonar el terreno, quitar las malas hierbas, eliminar plagas, arreglar áreas secas o regar con frecuencia. En cualquier caso, la belleza de este tipo de pasto es incuestionable.

Pasto natural entre piedras
El pasto natural es una opción realmente interesante para combinar con otros materiales como la piedra. Podemos, por ejemplo, crear caminos en nuestro jardín, en los que la piedra sea protagonista, pero el pasto asome entre sus juntas. En estos casos, la mejor opción es el pasto natural, pues no hay que olvidar que el sintético se vende por secciones y será mucho más difícil adaptar a esos pequeños espacios.

Pasto sintético, una opción más manejable
Cuenta con menos mantenimiento, por lo que es una opción económica y resistente que además podemos instalar nosotros mismos. No requiere tratamientos, puesto que podemos decir que este tipo de pasto es más como una alfombra que además nos ahorrará bastante dinero en agua.

El uso importa
Sí, el uso que se le dará al pasto importa. No es lo mismo colocar pasto en una zona poco transitada que en una en la que los niños jueguen o pasemos todos los días sobre ella. Es evidente que las zonas más transitadas van mejor con el pasto sintético. Ahora bien, dentro del sintético también existen diferentes tipos, algunos más resistentes que otros. Debemos fijarnos por lo tanto en la dureza del mismo, y si no lo tenemos claro, dejémonos asesorar por un profesional.

Pasto sintético para todos los gustos
La estética también puede ser un tema a tener en cuenta cuando elegimos un pasto sintético. Existe una amplia variedad de gramaje, algo que hará que sea más o menos frondoso, pero además podemos encontrar pasto monocolor o con varias tonalidades. Los segundos cuentan con un aspecto mucho más natural, aunque evidentemente son un poco más caros.

La mejor opción para tu alberca
Si además cuentas con una alberca, colocar pasto cerca puede ser una excelente opción para los días de baño. Ahora bien, ¿qué es mejor? ¿pasto natural o sintético? Indudablemente, el natural es más confortable y más estético, pero ten en cuenta que son zonas muy húmedas y el pasto es bastante delicado. Una opción podría ser colocar piso de madera para rodear nuestra alberca, y después colocar pasto natural para que así no esté en contacto directo con la zona de agua.

Usos Alternativos
Está claro que en el jardín luce bien, pero, ¿y si no tenemos jardín? ¿y si no tenemos terraza ni balcón? Podemos buscar otras opciones realmente originales y aprovechar que el pasto sintético puede adaptarse a cualquier espacio. ¿Por qué no crear una pared verde en nuestra sala o recibidor? Lo mejor de todo es que no tendremos que regar y nuestra casa no se llenará de insectos.

FUENTE: Habitissimo