Publicaciones

Suelos de mosaico Nolla

Publicado 30/10/2019

Una de las tantas tendencias de los últimos tiempos en pavimentos y suelos de casas, es la utilización o recuperación del mosaico Nolla, piso cerámico de alta calidad surgido en Meliana (Valencia, España) por el empresario Miguel Nolla, producido desde mediados del siglo XIX. Tiene cierta similitud con las baldosas hidráulicas, de hecho, comparten presencia en las casas de estilo modernista y en ambientes ligados al litoral catalán y valenciano. A pesar de su semejanza, son diferentes.

  • ¿Qué son los mosaicos Nolla?

El mosaico Nolla se le considera como un suelo artístico por su diseño innovador y calidad desde el siglo XIX. Era considerada el mosaico de los aristócratas y monarcas porque solo los más pudientes podían permitirse este lujo. Es una cerámica que posee altas prestaciones equivalentes al gres porcelánico, su producción comercial comenzó en 1865.

El procedimiento para obtener estos mosaicos consiste en el uso de arcillas pulverizadas que cuando se mezclan para tener el color deseado, se prensan en moldes correspondientes a las diversas formas y tamaños de piezas que se quiera conseguir. Dichas piezas se cuecen a temperaturas altas (1250 a 1300°C) provocando la vitrificación del producto para crear la tesela.

  • Inspiración de su creación

Para la creación de las teselas, Miguel Nolla se inspiró de la producción de Minton, legendaria casa inglesa que trabajaba con una cerámica de altas prestaciones producidas industrialmente, al igual que piezas geométricas coloridas para componer los mosaicos. Miguel mejoró la calidad del material elaborando un gres cerámico superior, contrató a un equipo creativo para que diseñaran varios catálogos. Nolla anhelaba que los mosaicos se visualizaran como obras de arte y que tuvieran su importancia como los cuadrados y techos, quería dignificarlos. Su idea fue simplemente un planteamiento que cambió todo, las teselas eran un producto carísimo, solo la alta sociedad de aquella época podía permitírselas.

  • Diferencias

Las baldosas hidráulicas tienen como característica un formato típico de 20 x 20 cm las cuales tienen un dibujo en la baldosa para formar patrones de dibujos repetidos o para la combinación con otras para crear un dibujo mayor. En cambio, los mosaicos Nolla básicamente son una tesela de 4 x 4 cm monocromo que permite la formación de dibujos y patrones mediante la combinación con otras teselas de tonos distintos. en ocasiones, la propia tesela tiene una incrustación, o sea, piezas encáusticas o dibujo que suele ser normalmente a base de triángulos de 2 tonos que favorecen la creación de diseños más elaborados.

Otra de las diferencias del mosaico Nolla es con los mosaicos romanos, ya que utilizan piezas geométricas producidas en serie sin requerir cortes para su colocación. El sistema de diseño se basa en el uso de una red ortogonal y la utilización de formas geométricas por lo general sencillas: rectángulos, triángulos, romboides, cuadrados, etc.

  • Mosaicos Nolla en la casa

Trabajar con mosaicos Nolla es laborioso y caro a comparación de las baldosas hidráulicas ya que se tiene que colocar tesela por tesela con cuidado para seguir el patrón, en cambio los suelos hidráulicos son más sencillos de instalar por el tamaño de la baldosa como por el propio dibujo. El auge del estilo modernista y la recuperación y respeto de los elementos originales en materia de suelos para reformar, el mosaico Nolla está teniendo una segunda juventud, revalorizando las casas en donde están presentes y otorgándoles de mucha personalidad. Como pavimento, son demasiados resistentes y fáciles de limpiar, a nivel decorativo son una verdadera joya.

Al decorar viviendas con el mosaico Nolla, una de las consideraciones a tomar en cuenta es que el piso resalta, por lo que el mobiliario que esté se debe elegir en tonalidades neutros o de la misma gama cromática sin recargar el ambiente. Al ser consideradas casi como joyas, se debe cuidar el uso de alfombras o tratar de evitarlas, o si hay presencia de ellas deben ser lisas y en tonos neutros para evitar que se confundan o roben protagonismo al pavimento. En cuanto a sus aplicaciones, se aplican sin problemas en el salón para enmarcar la zona de asientos, mesas de centro para potenciar su carácter.

Por su parte, los comedores son ideales para su aplicación por que las alfombras de pelo suelen ser contraproducentes en la limpieza y por la incomodidad al momento de mover las sillas. También se suele usar en entradas y pasillos para dotarles mucha fuerza en especial cuando el resto de las paredes y carpintería están en tonos blancos. Si al mosaico Nolla se combina con otros materiales compatibles como el microcemento, cemento pulido, ladrillos y vigas de vistas para crear espacios más interesantes. Estos mosaicos deben ser instalados por expertos porque son muy delicados.

Fuente: Decofilia, Wikipedia y El País