Publicaciones

Tus restos pueden convertirse en un árbol

Publicado 22/10/2019

¿Te imaginas que al morir pertenezcas a los bosques en vez de un cementerio? Esta idea tan loca es posible gracias a unas lápidas que se adaptan a la naturaleza y que de tus restos se conviertan en una semilla para que crezca un árbol.

Para la fabricación de un solo ataúd, se tiene que talar un árbol viejo de 10 a 40 años de antigüedad y cuya madera tengan un alto valor. El proyecto de la “Cápsula Mundi” (del latín, cápsula del mundo) da la posibilidad de que los restos de una persona germine en una semilla y posteriormente en un árbol. Las mentes detrás de esta idea son Raoul Bretzel y Anna Citelli, quienes promueven que se creen panteones verdes en Italia. Los materiales de las cápsulas en forma de huevos son del almidón (fécula plástica) que se toman del maíz y las papas en temporada, es un componente 100% biodegradable. Los parientes pueden visitar a su ser querido o en este caso, al árbol. El propósito de la iniciativa es tener más bosques que panteones y lo mejor es que la persona puede elegir en que árbol convertirse. Normalmente, los cementerios solicitan que se tiene que pagar un derecho de piso, pero con la Cápsula Mundi sólo se requiere de un jardín para plantarla.

Los diseñadores están buscando que las autoridades italianas les apruebe los permisos para que esto ya sea una realidad. Los ataúdes tradicionales son hechos de acolchados sintéticos, tanto los metales y concreto que se usan para el reforzamiento de estos objetos contaminan a la tierra, además de que se requiere de mucha energía para la producción de estos materiales.

  • Inicios y funcionamiento de la Cápsula Mundi.

La cáscara de la cápsula se descompone junto con los restos que son la fuente de nutrientes al pequeño árbol o semilla que se pone encima de Mundi.  El objetivo es que se reduzcan los desperdicios y que de éstos den vida a otros seres vivos aún después de muertos. La idea de la cápsula fue en 2003 cuando la pareja visualizó toneladas de muebles destruidos luego de la feria de diseño “Salone del Mobile” de Milán. Se dieron cuenta que nadie estaba preocupado por el impacto ambiental a futuro y fue así que se originó el proyecto. Por el momento, la primera versión sólo es apta para cenizas, con el tiempo quieren que se entierre al cuerpo de la persona en su totalidad en posición fetal. Las cápsulas ayudarían a que haya un mantenimiento de manera fluida en oxígeno ya que el bioplástico aportaría carbono.

Fuente: Nueva Mujer y CNN Español