Publicaciones

Utensilios de cocina de cerámica con técnica aldeana de la India

Publicado 14/01/2020

El estudio de diseño “Tiipoi” se juntó con el maestro artesano indio, Mathew Sasa, y crearon colección “Longpi” de recipientes de cerámica utilizando una técnica de una aldea ubicada en el noreste de la India.

La colección de objetos de cocina consta de 5 piezas, 2 ollas multipropósito, una sartén y 2 tazones para servir la comida y éstos se anidan uno dentro del otro, llamados Karibowl, Karipot y Karipan. Tiipio que tiene sedes en Bangalore y Londres, trabajó al lado de Mathew quien es proveniente de la región de Manipur, situado en la parte norte este de la India. Dicha zona goza de una fama por su cerámica negra que proviene del pueblo de Longpi, localizada en la frontera entre los estados de Manipur y Nagaland. El material está hecho de una piedra serpentina local y de arcilla dragada del río Shungvi Kong, mezclada con agua en partes iguales.

Dicha mezcla se habría formado a mano sobre un molde de yeso, aunque Tiipoi y Sasa, la modificaron en el proceso e imprimiendo moldes en 3D para permitir una forma precisa y un mayor elemento de detalle. Estas cerámicas se realizan a mano, se dejan secar al sol y después se calientan en bajas temperaturas sin esmaltes. La simple acción de que no se dejen sin esmaltar es que los utensilios son completamente biodegradables, de acuerdo con la marca.

En opinión de la directora creativa y fundadora del estudio, Spandana Gopal, dice que “ahora más que nunca, es importante repensar en nuestra relación colectiva con los materiales y cuestionar la noción de un buen material. La indestructibilidad no es necesariamente sinónimo de bien, la fragilidad y las aparentes imperfecciones de Longpi son muy humanas. Lo más importante, son sus propiedades naturales, como la capacidad de soportar altas temperaturas y no requerir de un esmalte, convirtiéndola en un material de cocción perfecto”.

De manera tradicional, las ollas se habrían disparado en una hoguera abierta fumado en aserrín preparado de hojas locales para completar el proceso de producción. La colección busca reclamar la tokenización de recuerdos artesanales y restablecerlos como objetos funcionales para los hogares modernos. El estudio al realizar esto, tuvieron la ayuda de Mathew para establecer los sistemas de producción que mejoraron el proceso.

Fuente: Dezeen